El hábito que aleja a 99% de las personas de ser ricas

¿Te gustó el artículo? No olvides compartirlo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Basado en el texto de Nicolas Cole

Sólo hay dos maneras de volverse rico

Ganar más.

Gastar menos.

Tengo 27 años y he notado un hábito que la mayoría de la sociedad tiene, pero sobre todo los veinteañeros: ganan más para gastar más. 

Como diría mi padre:

“los gastos aumentan para satisfacer los ingresos”. 

Un clásico veinteañero recién salido de la universidad:

  • Se gradúa y de inmediato busca el trabajo mejor pagado o el que ofrece el aumento más rápido (ignora la posibilidad de un menor pago para ganar aprendizaje a largo plazo).
  • Obtiene la primera promoción al año y de inmediato se compra un auto. 
  • El segundo aumento después de otro año y se incrementan los lujos en su vida, y quizá hasta se va de casa de sus padres.
  • La tercera gran promoción llega al año siguiente, compra un anillo, que en realidad no puede costear, para “ese alguien especial”; o incluso se anima con el crédito de un departamento.
  • No más promociones por un tiempo. El salario llega a un tope; sin embargo, el hábito de gastar quedó para el resto de la vida.

¿Qué dice eso de nuestra sociedad?

Trabajamos más para ganar más y… gastar más.

Este es un ejemplo banal, pero se vuelve dramático si consideramos el saldo promedio de una cuenta de retiro en Afore de un trabajador mexicano, el cual para 2018 fue de 73,498 pesos acumulados. 

via GIPHY

Si somos más puntuales, la mayoría de las familias mexicanas no tiene ahorros, y las que tienen, destinan sólo 7% de sus ingresos mensuales a ese fin. Si consideramos que el sueldo mensual promedio de trabajadores afiliados al IMSS es de 10,621.15 pesos, el ahorro representa la cantidad de 743.47 pesos al mes. 

Volverte rico cuando eres joven se logra de la misma manera que cuando eres mayor 

Ganas más, pero gastas menos.

Hace tiempo leí la historia de un empresario que explicaba cómo era vivir con un salario de 1,200,000 pesos al año. Tenía una casa grande, dos autos nuevos, viajaba, y su relato sonaba a que no había una sola nube en su horizonte.

“Pero si pierdo mi trabajo”, admitió en la historia, “perdería todo eso”.

Ganaba 1,200,000 al año, y gastaba casi 1,200,000.

Por definición, no era rico. En realidad no tenía ahorros que pudiera considerar suyos.

Mientras más envejezco, más me doy cuenta de que la definición de “riqueza” de la gente está equivocada

Hacer dinero es fácil. Una vez que entiendes cómo se intercambia el valor, traerlo no es lo difícil.

El reto está en ganar más de lo que estás acostumbrado, pero seguir viviendo como lo haces.

Continuar con tus gastos, seguir con los buenos hábitos de gestión del dinero, mantener dinero invertido y vivir como si nada hubiera cambiado en tus ingresos, excepto por cuánto dinero puedes ahorrar.

Muchas personas fallan en esto, de hecho casi todos.

La pregunta no debería ser ¿cómo me hago rico?

La pregunta debería ser ¿cómo puedo gastar menos para ahorrar más?

Muchas personas pueden resolver la parte de hacer dinero. En una sociedad capitalista no es física cuántica. Pero no muchas personas dominan la segunda parte: el ahorro. 

Prioriza este hábito ante todo. Si eres ambicioso, aunque sea remótamente, encontrarás una forma de empezar a hacer buen dinero. Pero en el momento en que quites el ojo de la pelota y te sientas demasiado cómodo con lo que estás haciendo, dejarás de practicar lo más importante.

Otra frase de mi padre:

“No se trata de cuánto ganas, sino de cuánto ahorras”.

Un seguro es un instrumento financiero que te ofrece la posibilidad de proteger el capital o los bienes que tengas acumulados, en otras palabras, es una herramienta de ahorro que te permite incrementar el nivel de vida individual o de tu familia. 

Si requieres asesoría financiera, visita Seguros ByC y te daremos la información que necesitas. 

Entradas recomendadas