Testimonio Best Doctors

Testimonio Best Doctors

Un Ciclista Accidentado

Tengo muy grabado en la mente un recuerdo de mi 6o cumpleaños: Mi madre y mi padre siempre amaron andar en bicicleta. Así que entre mis primeras memorias de la vida están mis aventuras para aprender a andar en una. A continuación te comparto un Testimonio Best Doctors.

En aquel entonces anhelaba una bicicleta de carreras como la de mi papá. Pero era el México de los 70´s y las dos marcas que fabricaban bicicletas en México no producían bicis para niños de 6 años.

Hoy puede parecer extraño, prácticamente cualquier juguete, siempre y cuando uno pueda pagar por él, tarda en llegarte a las manos lo que tarde la mensajería en entregárselo. Pero en aquellos años, uno si se quedaba con ganas de cosas. Y así me hubiera quedado si no es porque mi papá es un hombre muy ingenioso que se las arregló para mandar a hacer una bicicleta hecha a mano y a medida para mi sexto cumpleaños.






Descarga ebook gratuito y obtén la mejor cotización en Seguro de Gastos Médicos Mayores. 

Mi primera bicicleta de carreras

Con un inicio así en el ciclismo, ¿cómo iba a dejarlo?

Ya han pasado décadas de aquel día. Pero yo sigo saliendo a rodar cada vez que hay oportunidad. Y de tanto rodar, me he llevado cada trancazo.

Una mañana de sábado, hace un año más o menos, fui con un grupo de amigos, ciclistas devotos como yo, a hacer el recorrido a Pachuca. Casi 100 kms de carretera. ¿Qué más puede uno pedir?

Supongo que llegar sin incidentes.

Faltaba menos de un kilómetro para terminar el recorrido cuando algo extraño empezó a sonar en la rueda delantera. Lo prudente era detenerse e investigar el origen del ruido. Pero, ¡ya casi habíamos terminado!

Y al dar vuelta en una esquina perdí el control de mi bici y fui a dar con toda la frente en un poste de metal.

El ruido era que se había ponchado la llanta delantera. Y como sabe todo ciclista que haya ponchado una llanta (que somos todos) es imposible controlar una bicicleta con la llanta delantera desinflada.

El caso es que fue un drama general. Todos se detuvieron, me levantaron del piso e insistieron en llevarme a un hospital. Yo, como corresponde en esos casos, le jugaba al fuerte y les decía que no había pasado nada. Hasta que alguien me dijo: “Es que no has visto como tienes la cara…”

Así que nuestra mañana ciclista de sábado terminó en urgencias del ABC.

Best Doctors hizo una notable diferencia

Después de limpiar y revisar la herida el médico de urgencias tuvo a bien anunciar que tenía una cortada de 3 centímetros en la frente con los bordes machacados. Es decir, era lo contrario de un corte limpio. Por lo que requería que me cosieran para que pudiera cerrar y que me quedara una cicatriz  de tres centímetros justo en la mitad de la frente, al mejor estilo de Harry Potter.

El amable galeno me dio a escoger mis opciones para el trabajo de zurcido. Me lo podía coser uno de sus compañeros o podíamos llamar un cirujano plástico especializado en heridas por traumatismo.

He aquí la maravilla de tener un buen seguro médico. Poder simplemente decir:

–       Llamen al cirujano plástico y hagan lo que tienen que hacer.

Seguramente habrá personas acomodadas que me digan que es mejor pagar por este tipo de servicios, que pagar lo que vale un seguro médico tan amplio como este.

Pero mi respuesta siempre será que la certeza de saber que el seguro cubrirá los honorarios del mejor especialista no tiene precio.

De este modo eliminas todo incentivo perverso a querer hacer ahorros con tu salud.

Ah por cierto, la herida sanó perfectamente. Y sigo saliendo a rodar cada vez que puedo.






Descarga ebook gratuito y obtén la mejor cotización en Seguro de Gastos Médicos Mayores.