¿Qué es un seguro?

¿Qué es un seguro?
¿Te gustó el artículo? No olvides compartirlo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Preguntas que aparecen con la edad: ¿qué es un seguro?

En mi experiencia como agente de seguros he escuchado una gran variedad de preguntas sobre el tema, algunas muy puntuales y otras sobre los conceptos básicos, tales como ¿qué es un seguro? y ¿para qué sirve?

Y al respecto pensé:

¿Por qué las personas deberían conocer de seguros?

Recordemos que los programas educativos no tienen una sola clase de finanzas personales desde la primaria hasta la gran mayoría de las carreras universitarias.

Así que decidí tratar de ser de utilidad y hacer un glosario de conceptos básicos que serán originalmente transmitidos en un FB Live dentro de mi espacio Baqueiro Talks, estarán disponibles en mi página  y los audios podrán descargarse en la sección de podcasts.

Nuestra primera consulta puede sonar sencilla, pero se sorprenderán de los enredos para explicarla: ¿Qué es un seguro?

Un seguro es un contrato, denominado póliza de seguro, por el que una Compañía de Seguros (el asegurador) se obliga, mediante el cobro de una prima y para el caso de que se produzca el evento cuyo riesgo es objeto de cobertura a indemnizar, dentro de los límites pactados, el daño producido al asegurado; bien a través de un capital, una renta o a través de la prestación de un servicio.

 

via GIPHY

 

Respuestas amables a preguntas difíciles

Trataremos de explicarlo de una manera comprensible. El seguro es un instrumento financiero. Es lo mismo que las cuentas de ahorro, las chequeras y los pagarés que ofrecen los bancos. Cuando abres una cuenta de banco obtienes diferentes cosas dependiendo del tipo de producto que contratas.

Por ejemplo, las cuentas de ahorro te dan acceso a tu dinero a través de cajeros automáticos, retiros sin tarjeta, compras en comercios, pagos a números de teléfono, más lo que alguien invente esta semana.

En un seguro lo que obtienes es la posibilidad de contar con mucho más dinero del que depositaste originalmente en caso de que ocurra un evento, el cual no se sabe si va a suceder y mucho menos cuándo.

Al igual que cualquier otro instrumento financiero, el seguro es un contrato que se hace con una institución financiera.

Si yo pregunto ¿qué es una institución financiera? seguramente conseguiré que me digan muchos ejemplos de ese tipo de empresas como bancos, aseguradoras, afores, casas de bolsa. Pero no es tan seguro que consiga una definición, es más sencillo decir a qué se dedican. 

Y bien, ¿qué hace una institución financiera? Es un intermediario.

¿Y qué intermedia? Dinero. El dinero de las personas que tienen ahorros. (En la escuela para usar un término elegante decíamos agentes económicos).

¿Cómo funcionan? Las instituciones financieras le hacen llegar ese dinero a aquellas personas que lo necesitan, ya sea en la forma de préstamos para desarrollar un proyecto empresarial, comprarse algo que quieren o, en el caso de los seguros, reponer los costos o la pérdida de ingresos ocasionada porque ocurrió aquel evento que se temía que ocurriera.

¿Qué es un seguro, ciencia o clarividencia?

Existen multitud de fenómenos en nuestras vidas que siguen comportamientos estables durante largos periodos. Por ejemplo, el número de personas que se enferman de cáncer en un año o el número de coches que tendrán accidentes de tránsito.

Es virtualmente imposible saber si una persona se va enfermar de algo durante el siguiente año o si un coche se va a estrellar contra un árbol. Pero es fácil decir el porcentaje de una población que se va a enfermar durante el siguiente año o el número de coches de un gran total que va a estrellarse contra sus respectivos árboles.

La ciencia que estudia estos fenómenos es una rama de las matemáticas que se llama estadística y los actuarios son los profesionistas que se dedican a trabajar con ella.

Gracias a que podemos medir, a través de la estadística, las posibilidades de que ocurran estos eventos inciertos es que existen los seguros y todos los productos financieros. Y gracias a ello, yo tengo trabajo.

¿Conviene tener seguro?

Esa es una pregunta que no se puede contestar así nada más, porque depende de muchos factores. Pero la idea general habita en el siguiente refrán:

“Los bienes son para remediar los males”.

Lo que esto significa es que el dinero que acumulemos y los bienes que compremos con él nos servirán para atender los eventos negativos que seguramente nos pasarán a todos durante la vida. 

Y al viejo refrán le podemos agregar:

“y si no tienes bienes para remediar los males, siempre puedes pedir prestado”.

El problema de vivir así es que es muy difícil acumular capital, y si no hay acumulación de capital es prácticamente imposible incrementar el nivel de vida de una familia o el individual. 

Por ejemplo, si utilizas tus bienes o ahorros para resolver un imprevisto, estos disminuyen o, en el peor de los casos, desaparecen. Si no tienes bienes o ahorros, pides prestado para resolver la eventualidad y, poco a poco, pagarás la deuda. En el primer caso, quedaste en cero debido a que utilizaste tus bienes; en el segundo la idea es llegar a cero y liquidar el préstamo porque de momento estás en números negativos. ¿En qué momento acumulaste?

Mi página EdgardBaqueiro recibe alrededor de 40,000 visitas mensuales de personas que buscan información acerca de temas de seguros. Regístrate ahora y te daremos la asesoría que necesitas. 

Un seguro te ofrece la posibilidad de contar con mucho más dinero del que depositaste originalmente en caso de que ocurra un evento y así no utilizar tus bienes para remediar los males. En otras palabras, es una herramienta de ahorro que protege lo que tengas acumulado. ¿Conviene?

Entradas recomendadas