Aprendamos de la más poderosa máquina del capitalismo

capitalismo
¿Te gustó el artículo? No olvides compartirlo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aprendamos de la más Poderosa Máquina del Capitalismo

Las personas que me leen con frecuencia saben que dirijo una empresa dedicada al corretaje de seguros de gastos médicos y vida. Por lo mismo, la mayor parte de los miles de palabras que escribo cada semana están dedicadas a darte información acerca de contratos de seguros y como usarlos.

Lo divertido de esto es que para escribir hay que investigar muchísimo. Y en esas investigaciones se descubren cosas muy interesantes que nos pueden llevar a volvernos un poco más sabios y, con mucha dedicación, más prósperos.

Así que hoy platicaremos sobre cómo funciona una de las maquinarias de generar capital mejor organizadas del mundo y la misteriosa razón por la cual ha comenzado a extinguirse.

El mayor icono de los negocios en Estados Unidos

Si acostumbras leer publicaciones acerca de negocios es muy probable que sepas quien es Warren Buffet. Este señor, es considerado por muchos conocedores del mundo financiero, el mejor inversionista de todos los tiempos.

Y aquellos que no se involucran mucho en estas cosas, han de saber, que es difícil que pasen 24 horas sin que colabores de alguna forma a la mayor fortuna de este caballero.

¿Cómo funciona esta maquinaria de generar capital?

Warren Buffet es el director ejecutivo de una empresa que muy poca gente conoce: Berkshire Hathaway.

Por décadas, Berkshire ha seguido una formula sencilla, pero infalible: 

El primer paso fue tener acceso a enormes cantidades de capital. Buffet hizo esto mediante la compra de compañías de seguros.

¿Perdón?

Pero si las compañías de seguros son el negocio más aburrido del mundo.

Bueno no, en realidad pueden ser uno de los modelos empresariales más exitosos que existen.

Continuemos con la historia para explicar esto.

Buffet empezó su compra de compañías aseguradoras en 1967 con la adquisición de una empresa llamada National Indemnity. Pagó 8.6 millones de dólares, en efectivo, por este negocio. Lo interesante de este negocio es que por esa cantidad “compró” 19.4 millones de dólares en inversiones que esa compañía tenía guardados para cubrir sus compromisos futuros con sus asegurados. A esto en el medio se le llama “reservas”.

Así que aquí la primera parte de la “fórmula”. Conseguir dinero por menos de lo que tienes que pagar por él.

Vayamos a la segunda parte. La administración de esos recursos. El negocio de las aseguradoras es increíblemente complejo. Y típicamente muy mal comprendido. Por eso, es que se pueden conseguir pagar menos de un dólar en efectivo por cada dólar disponible para inversión.

Toda la magia de las compañías aseguradoras como negocio está en su capacidad de elegir correctamente los riesgos que la compañía asegura. A este proceso de elegir riesgos se le conoce en el medio como suscripción.

Si una aseguradora suscribe mal las pérdidas por pagos a los asegurados pronto la llevaran a la bancarrota.

Pero si suscribe con disciplina y cobra lo suficiente para pagar todas las reclamaciones de sus asegurados tenemos magia.

Sus compañías aseguradoras le permitieron a Buffet acumular inmensas cantidades de capital, gratis. Lo que es más, se la pagaron miles de millones de dólares por custodiar ese capital.

Para 1980, Buffet había acumulado inversiones de reservas por 237 millones. En 1990, el tamaño de sus inversiones llegó a 1,600 millones de dólares. En 2000 27,000 millones y al final de 2017 la cantidad de 114,000 millones de dólares.

Esto merece señalarse especialmente.

La gran mayoría de los mortales tenemos que pagar por el capital que usamos para invertir. Ya sea mediante horas de trabajo para poder ahorrar, con intereses a quienes nos lo prestan o con repartos de utilidades, es decir dividendos, a nuestros socios.

Pero Buffet a través de sus compañías de seguros no solo no tuvo que pagar. Ganó un montón de dinero.

En los 14 años que van de 2003 a 2017 Berkshire reportó ingresos por suscripción, la diferencias entre las primas cobradas a los asegurados y las reclamaciones pagadas, por 28,000 millones de dólares.

Solo para que puedas observar lo disciplinados que son los suscriptores de Berkshire: en 2016 lograron una utilidad de suscripción de 2,131 millones de dólares sobre primas cobradas a sus asegurados de 45,881 millones de dólares, el 4.64%. Grupo Nacional Provincial terminó ese año con una utilidad técnica del 1.62%.

Paso número dos de la “fórmula”: Hacer que ese dinero por el cual pagaste menos de un dólar por cada dólar te genere ingresos en forma sostenida.

Por décadas, Buffet utilizó estos recursos para comprar participaciones minoritarias en las mejores empresas que cotizan en los mercados de valores.

Los mercados de valores permitieron a Buffet comprar participaciones minoritarias en negocios de primer nivel. Compañías que no requieren que Berkshire ponga en ellos capital adicional o energía administrativa.

Esta fórmula de obtener acceso al capital a través de la venta de seguros para invertir los recursos que esperan ser utilizados para pagar reclamaciones creó la más perfecta máquina de generación de riqueza del capitalismo.

Berkshire ha sido por muchos años como una bola de nieve rodando montaña abajo, haciéndose más grande movida por una fuerza tan poderoso e inevitable como la gravedad.

Buffet mismo describió este enfoque en la carta que escribió para sus inversionistas en 1996:

Compañías como Coca-Cola y Gillete podrían ser catalogadas como “Los Inevitables”. Los pronósticos pueden variar en cuanto refresco e implementos para rasurarse estarán produciendo estas compañías dentro de diez o veinte años. Tampoco cuando hablo de inevitabilidad quiero desestimar el trabajo vital que estas empresas deben continuar haciendo en áreas tales como manufactura, distribución, empaque e innovación en sus productos.

Sin embargo, a final de cuentas, ningún observador sensato, ni siquiera los competidores más acérrimos, suponiendo que están haciendo un análisis honesto del asunto, puede cuestionar que Coca-Cola y Gillete dominarán sus mercados por el futuro previsible. Incluso, es probable que su preponderancia se fortalezca.

En 1996 el portafolio de inversiones de  Berkshire era un auténtico hall de la fama del capitalismo conformado por empresas como:

American Express

Coca-Cola

Gillette

Walt Disney

McDonal´s

Washington Post

Wells Fargo

Primera gran enseñanza de Buffet

Desde luego, la gran mayoría de nosotros no podemos establecer una compañía de seguros para seguir los pasos de Buffet. Así que podríamos pensar que esto no pasa de una anécdota interesante.

Sin embargo…

Muchos de los que leen este son profesionistas o empresarios que son capaces de generar excedentes importantes de dinero año con año.

Mismos que muchas veces guardan en efectivo, invierten en instrumentos que muchas veces no pagan ni la inflación o invierten en bienes raíces, que si bien generan atractivas plusvalías, también consumen recursos para su conservación.

¿Y si probamos la fórmula de Buffet para invertir en las empresas más valiosas del mundo capitalista?

El gran misterio de Buffet

Algo ha ocurrido desde 2003 que empezó a descarrilar la fabulosa maquinaria de Berkshire Hathaway.

La semana que viene platicaremos sobre eso.

Fuentes:

The Massive, Hidden Problem at Berkshire Hathaway

https://members.stansberryresearch.com/post/138198

Berkshire Hathaway 2016 Annual Report

http://www.berkshirehathaway.com/2016ar/2016ar.pdf

Grupo Nacional Provincial SAB Estados Financieros Consolidados

http://bit.ly/2FarzEp

Entradas recomendadas