¿Cómo hacer un presupuesto en 2018?

como hacer un presupuesto en el 2018
¿Te gustó el artículo? No olvides compartirlo
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

Es muy probable que la noche del 31 de diciembre al hacer tu lista de proyectos te hayas preguntado ¿cómo hacer un presupuesto en 2018?

Aún es buen tiempo para poner en práctica algunas de las buenas intenciones que hiciste con el año nuevo.  En este artículo te platicaré por debes empezar.

Por dónde empezar

A nadie le divierte la idea de tomar horas de nuestro tiempo libre para ponernos a hacer una lista de nuestros ingresos y gastos.  Los que han emprendido esta labor no tardan en descubrir que además de lo tedioso, hacer presupuestos tiene otro componente desagradable.

Revisar nuestros gastos del año pasado para hacer nuestro presupuesto del 2018 pronto sacará a la luz un montón de cosas en las que gastamos, pero que probablemente no deberíamos haberlo hecho.

Y al final acabaremos con una larga lista, que nuestro ultra responsable conciencia nos recuerda que debimos de haber adquirido, pero que nos hicimos tontos al respecto.

Hacer presupuestos es como comer verduras.

Hacer un presupuesto en el 2018, o para el caso, cualquier año es el equivalente financiero de comer verduras o levantarse al gym. Sabemos que es sano, pero a mucha gente le cuesta muchísimo trabajo.

Así que lo primera es quitarle la vergüenza, pena y sensación de culpabilidad a este tema.  Si te quieres gastar tu dinero en salidas, gadgets, o bueno, una para damas, ponerte pestañas, ¡hazlo!

El dinero es la herramienta que nos permite llevar la vida que queremos.  Si la marrés te impide divertirte, tienes un pequeño problema. Lo mismo ya te podrías haber muerto.

El punto de hacer un presupuesto es precisamente que puedas utilizar tu dinero para vivir los mejores momentos posibles.  Y para eso sirve mucho hacerlo basado en tus valores.  Es decir, aquello que te es importante.

Pero antes, unas palabras de cautela.  (Sería yo un mal agente de seguros si no las escribo).  Es importante ahorrar dinero para emergencias y para el retiro. Y eso de que no necesitas seguro de gastos médicos, porque eres una persona muy sana, tienes que aceptar ni tú te la crees.

Precisamente el punto de organizarse bien, es tener dinero para estas estás “verduras” mientras aseguras que puedes pagar por las cosas divertidas. En un momento más sobre eso.

Pero antes, de responder a la pregunta original, ¿cómo hacer un presupuesto en 2018? debes plantearte algunas inquietudes para determinar lo que realmente es importante para ti.

Tener una misión

Los lectores que estén familiarizados con el mundo empresarial saben que el punto de partida de todo negocio es tener una misión.

El ¿Para qué estamos haciendo esto?

Cuando las personas que integran una empresa tienen claro ese para qué las acciones que se realizan van encaminadas en una dirección y para todos es evidente que hay una coherencia en ellas.

Lo contrario también es totalmente cierto.  Cuando no hay misión, o aún mejor, cuando la misión se hizo porque los consultores dijeron que había que tenerla, pero a nadie le dice algo con mucha frecuencia la gente se pregunta:

¿Y hacer eso que para qué sirve o qué ganamos con ello?

Tal vez te parezca raro leerlo. Pero esto es mucho más común en el mundo empresarial de lo que te imaginarias posible.

 

La importancia de tener una misión personal

En el mundo hay muchos casos de empresas con misiones hechas para ponerlas en los marcos de las salas de juntas. Pero en el mundo personal la gran mayoría de la gente no tiene ni eso.

Muchas personas se levantan porque salió el sol, se acuestan porque es de noche y van a trabajar porque de algo hay que vivir.

Y como dice un refrán popular que le gustaba citar a mi abuelo:

“Cuando el barco va sin rumbo, todos los vientos son contrarios”.

Este es el tipo de cosas que deberíamos grabarnos con cincel en la cabeza. Si no tenemos plan, ¿cómo vamos a saber a dónde vamos?

Al hacerte la pregunta: ¿Cómo hacer un presupuesto en el 2018? que te llevo a leer este artículo, en realidad te estas preguntando ¿cómo hacer un plan de vida? Una cosa mucho más complicada, pero definitivamente más interesante.

Así es que, el primer paso para hacer un plan, deber ser tener una misión personal.

 

¿Qué quieres hacer con tu vida?

Desde luego, las misiones personales pueden y deben ir cambiando conforme cambian las circunstancias de cada persona.  No es mismo la misión de una persona que acaba de entrar a la universidad que la de alguien que acaba de cumplir 50 años y tiene tres hijos adultos.

Para que ayudarte en este ejercicio te anoto a continuación las misiones personales de tres de nuestros clientes:

 

  • Ser una empresaria exitosa que genere empleos dignos que sostengan familias.
  • Darle a mis hijos todos los recursos necesarios para que sean personas íntegras, exitosas y felices.
  • Conocer el mundo, aprender de otras culturas y dejar mis aprendizajes en un libro.

 

Imagina a donde te lleva tu misión

Hay mucha evidencia de que a las personas nos funciona imaginarnos a donde y como vamos a estar si desarrollamos nuestros planes. Al ejercicio de imaginarnos esto se le conoce en el mundo de los negocios como visión.

Así que hagamos lo mismo.

¿Dónde y cómo te imaginas estar dentro de cinco, diez, quince años?

¿Estos periodos de tiempo son relevantes para tu plan o el tiempo que te va a llevar madurarlo requiere un horizonte diferente?

Aquí te dejo tres visiones de las personas cuyas misiones acabamos de leer:

  • En 5 años tendré suficientes ahorros para poder dejar mi trabajo y enfocarme a emprender sin la angustia de tener que retirar utilidades inmediatamente para sostenerme.
  • En 15 años que mis hijos entren a la universidad ya tendré ahorrado todo el dinero que necesiten para su universidad y yo podré dedicarme a mis proyectos de voluntariado.
  • Durante los siguientes 12 años ahorraré e invertiré la mayor parte de mis ingresos para acumular un patrimonio que me mantenga en mis viajes y mientras escribo un libro sobre mis vivencias.

Una última sugerencia sobre esto. Dedicale un rato a pensar en tu misión y en tu visión. Recuerda que puede tener que ver con otras personas.  Por ejemplo, acabamos de leer el caso de una persona cuya misión es ayudar a sus hijos o puedes hacer una misión conjunta con tu pareja. Pero eso no significa que es para quedar bien con otras personas.  Este es tu plan de vida. No renuncies a tu derecho de hacerlo.

Si ya respondiste a las preguntas sobre tu misión y visión, ahora si podemos regresar a la pregunta original.

¿Cómo hacer un presupuesto en 2018?

A continuación 5 pasos sencillos para armar tu presupuesto. Para hacértelo un poco más fácil puedes descargar una plantilla en Excel al final de este artículo

Suma los ingresos que recibes

¿Con cuánto dinero cuentas para empezar a trabajar con él? Suma todos los ingresos que percibes: salarios, becas, rentas de propiedades que te generen un ingreso, apoyos de familiares, etc,

Si eres asalariado asegúrate de registrar tu ingreso neto después de deducciones como impuesto sobre la renta, contribuciones a la seguridad social, Infonavit, etc. He encontrado que muchas personas tienden a retener en su mente su ingreso antes de deducciones. Eso no es más que estarte engañando así que toma tu recibo de nómina y revisa cuánto cobras realmente.

Si eres un profesionista independiente (como médico o diseñador) que no tiene un patrón que le descuente lo que debe pagar por impuestos vas a tener que trabajar un poco más para saber cuánto de lo que recibes es realmente tuyo.  Conozco varios profesionistas que se gastan el Impuesto al Valor Agregado IVA que les pagan por sus honorarios.  Lo cual, solo para abrir boca, está tipificado como fraude.

Recuerda registrar el dinero que realmente es tuyo.

Haz la suma de todos tus gastos fijos

Estos son los gastos que debes cubrir sin excusa ni pretexto. Y que típicamente no varían mucho de un mes a otro. Aquí van gastos como tu hipoteca o renta, pago de colegiaturas, mensualidad de tu automóvil, pago mensual de tu seguro de gastos médicos , etc.

Cuando termines de hacer tu lista revísala contra tu misión y tu visión.  ¿Las cosas en las cuales estas gastando contribuyen a tu misión? ¿Te hacen crecer como persona?

Cambiar gastos de este renglón requiere decisiones importantes, como, por ejemplo, mudarse de casa o cambiar de escuela. Así que tener un plan de vida es esencial para tomarlas.

Aquí también van las cosas que hacen la vida cómoda como la renta de tu plan de telefonía celular, Netflix, etc.

En resumen, aquí vas a anotar todos los pagos que debes cubrir mes con mes.

Considera los gastos no recurrentes

Muy a menudo la gente hace sus presupuestos sin considerar los gastos no recurrentes.  Es muy fácil que estos gastos se te escapen y te des cuenta de ellos justo cuando tienes ya que pagarlos.

¿Cómo se hace esto?

Considera todo lo que gastas cada año en cosas como prediales, tenencias, seguro del automóvil, inscripciones y vacaciones.  También incluye aquí todos los gastos en cosas como regalos de Navidad, bodas y cumpleaños.

Una vez que tengas el total divídelo entre 12. Esta es la cantidad que debes separar cada vez en una cuenta de ahorros para que cuando tengas que hacer esos gastos cuentes con el efectivo para hacerlos. De esta forma, no tendrás que recurrir a tu tarjeta de crédito y a pagar intereses que empiezan a desviarte de tu plan.

Nuevamente, aquí tu plan te va a ayudar a determinar lo que es importante para ti y aquello que definitivamente tiene que salir de tus gastos.

Ahora consideremos los gastos voluntarios

En esta categoría van todos los gastos que tienes la oportunidad de decidir si quieres o no hacerlos. Este es el caso de entretenimiento, comidas en restaurantes, compras de ropa, gadgets, etc.

Es posible que no tengas muy claro realmente cuánto se te va en este tipo de gastos.  Así que te sugiero lo siguiente.  Trata de hacer una reconstrucción lo más precisa posible de lo gastaste durante el último mes.  Y tomemos ese dato como base. Luego revisa esa lista contra tu misión. Y hazte esta pregunta:

¿En qué desperdiciaste dinero en 2017?

Tal vez hiciste compras de impulso en tiendas de artículos de moda.  Puede ser que gastaste un montón de dinero para comprar unos boletos para ir a un concierto de música que ni te busca. Todo por el miedo de perderte una salida con tus amigos. O que tiras un montón de comida a la basura porque compras de más cada vez que pides el súper.

El punto es que todo aquello que no enriquece tu vida es algo por lo que no debes volver a pagar en el futuro.

Registra solo aquellos gastos que cumplen con esta condición.

Y por último:

Hagamos un poco de matemática elemental

Toma el total de tus ingresos reales y resta la suma de tus gastos fijos y lo que ahorras mensualmente para cubrir tus gastos no recurrentes.

Lo que queda es lo que tienes disponible para tu gasto voluntario y para cumplir tus metas de vida.

¿El número que obtuviste es mayor a tus gastos voluntarios y además estas apartando para realizar tu misión de vida?

Felicidades, vives dentro tus posibilidades y además llevas una dirección.

¿El número que obtuviste es mayor que tus gastos voluntarios, pero no ahorras para realizar tu plan?

Seguramente descubriste que se te va una buena cantidad de dinero en cosas que no te acercan a tus metas.  Pero ahora tienes una misión así que puedes enfocar tus recursos a cumplirla.

¿El número que obtuviste es menor que tu gasto voluntario?

Es muy probable que estés pidiendo prestado para pagar por un estilo de vida que rebasa tus posibilidades. Y eso seguramente significa que quieres compensar con cosas la falta de metas claras.

Es el momento de revisar esa misión.

Pensar para que haces las cosas que haces.

Luego, revisa todos tus gastos, fijos, no recurrentes y voluntarios. Extrae todo aquello que no se apega estrictamente a tu misión y repitamos el ejercicio.

 

Los ajustes finos

Aunque estés viviendo dentro de tus posibilidades y no te estés endeudando es muy útil hacer este ejercicio.  Es probable que encuentres que puedes liberar más recursos para alcanzar tus metas financieras. O simplemente que se te esté yendo mucho en gastos fijos que podrías recortar para poder destinar a más gasto voluntario que enriquezca tu vida.

Diseñar el presupuesto adecuado es encontrar el balance ideal entre ser capaz de pagar por el estilo de vida que te llena mientras te preparas para lo que pueda venir, sin sentir que te enterraste en vida.

Y recuerda, es muy posible que tu misión cambie varias veces durante tu vida. Así que no dudes en ajustar tus planes, y por supuesto, tu presupuesto para reflejar esos cambios.

Referencias:

Crear un presupuesto con base en tus valores

¿Cómo crear un presupuesto basado en tus valores?

http://bit.ly/2scsEFE

Pasos para hacer tu presupuesto mensual

http://bit.ly/2BZ3J84

Entradas recomendadas