Bajar de peso comiendo sano es sólo el principio

¿Te gustó el artículo? No olvides compartirlo
  • 30
  •  
  •  
  •  
  •  
    30
    Shares

Si hiciera una breve encuesta en la calle donde la pregunta fuera: ¿te gustaría bajar de peso y estar en buena forma física? sin duda alguna obtendría un alto porcentaje de respuestas afirmativas a reserva que uno o dos me contestaran – no, la verdad es que me encanta sentirme pesado y lento para realizar mis actividades.-  

Esperemos que tú seas de los que procuran cuidarse física y mentalmente. Si no es así, estás en muy buen tiempo de comenzar a hacerlo. Bajar de peso comiendo sano es el mejor camino para lograr el objetivo. El ejercicio es importante, pero no conseguirás nada si no cambias tus hábitos alimenticios.

¡Bajar de peso comiendo sano es quizá la manera más rápida de decirle adiós a esos kilos de más!

El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2)

La definición de la OMS es la siguiente:
Un IMC igual o superior a 25 indica sobrepeso.
Un IMC igual o superior a 30 indica obesidad.

Como te darás cuenta la obesidad no está definida solamente por tu peso, sino también por tu talla. De hecho puedes ser una persona muy pesada y no sufrir obesidad. Por ejemplo, los fisicoculturistas son individuos con un sobrepeso importante. Pero causado por su enorme masa muscular, lo cual en realidad no representa ningún tipo de riesgo para la salud.

La anchura de tu cintura es un indicador visible y medible. Cuando comienzas a subir de peso es el primer lugar donde empieza a acumularse la grasa, generalmente siguiendo la parte superior del torso, los muslos y los glúteos (aunque esto puede variar un poco de persona a persona). Un vientre plano y definido no sólo es una característica que luce atractiva tanto en hombres como mujeres, sino un posible indicador de salud y buena condición física de cualquier persona.

¿Sabías que un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles? Enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente cerebrovascular), que en 2012 fueron la causa principal de defunción, son originadas por dicho problema.

Por otra parte, la posibilidad de desarrollar diabetes se acelera con un IMC elevado, así como algunos tipos de cáncer, como de endometrio, de mama y de colon. Bajar de peso comiendo sano es algo que debes hacer si lo que buscas también es evitar dichas enfermedades. 

Esa molesta pancita se creó debido a un desequilibrio energético provocado por ingerir una cantidad mucho mayor de calorías que las gastadas, y no es algo que suceda de la noche a la mañana. Es el resultado de un tiempo largo de malos hábitos alimenticios combinados con sedentarismo.

Hasta ahora el panorama no parece muy alentador. Pero no te preocupes, deshacerte de esa de los kilos de más y tener un torso delgado y fuerte en pocos meses es fácil. Sólo debes de ser dedicado y paciente. Bajar de peso comiendo sano no es fácil, sobre todo cuando nunca se ha puesto en práctica.

Antes que nada debes establecer metas realistas y consultar a un especialista que te supervise en tu proceso de pérdida de peso. Porque cada cuerpo está en un estado distinto y puede funcionar de una manera diferente. Él podría detectar algún problema en tu salud que te impediría entrenar de manera adecuada.

¿Sabías que puedes padecer de obesidad y anemia al mismo tiempo o que la obesidad también puede ser causada por un fuerte desequilibrio hormonal? Debes considerar cualquiera de esos padecimientos antes de comenzar tu dieta.

¡Conoce las consecuencias de la automedicación aquí!

Te aseguro que no importa cuántas mancuernas levantes, no importa si haces 1000 abdominales diarias, incluso no importa si puedes correr distancias cortas a la misma velocidad que un futbolista profesional. Porque no disminuirás la grasa abdominal a menos que modifiques tu dieta. De hecho, más del 70% del proceso dependerá de tu alimentación.

Cuando sufres de obesidad tu cuerpo está envuelto en una gruesa capa de grasa. Debajo de esa capa se encuentran tus músculos, los cuales pueden crecer con entrenamiento anaeróbico y un aumento en la ingesta de proteínas. Pero si la capa de grasa no es eliminada previamente no podrás tener un torso definido, ya que tus músculos seguirán sepultados debajo del tejido adiposo. En consecuencia sólo conseguirás verte con más volumen.

¿Qué puedo hacer?

Dile adiós a:
• Carbohidratos (harinas procesadas, como pan, galletas, tortillas, etcétera).
• Azúcares (dulces, postres, chocolates, refrescos, SOBRE TODO REFRESCOS).
• Carnes rojas (Nada de res ni cerdo).

Dile hola a:
• Vegetales: Todos son buenos para ti, te recomiendo principalmente la lechuga, el pepino, la zanahoria, la espinaca, la cebolla morada, con todos ellos puedes hacer ricas ensaladas.
• Frutas: Naranja, piña, sandía, manzana, plátano, kiwi y toronja. Aprovecha los dulces de la naturaleza, la mayoría tienen una gran cantidad de vitaminas, fibra y agua, sólo trata de comerlos por separado.
• Carnes blancas: Atún, pollo, salmón, jamón de pavo… Simple, si vas a comer carne asegúrate de que sea un animal que tenga alas o branquias.
• Frutos secos: Nueces y almendras, esos serán tus nuevos bocadillos.
• Agua: Toma toda la que tu cuerpo pida.

Disminuye al mínimo:
• Lácteos: La leche, el yogurt, y el queso. Trata de consumir las versiones light de estos productos.
• Productos integrales: Pan, galletas, éste es el único tipo de harina que puedes consumir muy de vez en cuando.

Ahora que ya sabes qué debes hacer y qué no debes comer, sólo tienes que distribuir 5 comidas (3 comidas completas y 2 colaciones) a lo largo del día, tratando de no dejar pasar más de 3 horas entre cada una, esto ayudará a acelerar tu metabolismo y a brindarte mejores resultados.

¡No abuses de los antioxidantes, conoce los daños que causan en el organismo!

¡Bajar de peso comiendo sano es posible!

Si esta dieta la combinas con ejercicio aeróbico, los resultados serán aún más rápidos y notorios, ya que volverás a equilibrar tu gasto calórico. En pocas palabras, tu cuerpo necesitará cada vez más energía y comenzará alimentarse de la que tienes acumulada en forma de grasa alrededor de tu abdomen y al poco tiempo de todo tu cuerpo.

Nadie dijo que bajar de peso comiendo sano fuera sencillo, pero ¿seguirás con el clásico pretexto “No tengo tiempo para hacer ejercicio”? No es necesario que inviertas más de media hora diaria en ejercitarte.

Pero si no tienes ni esa media hora disponible trata de ser creativo: camina o usa una bicicleta en lugar de usar el auto, sube escaleras en lugar de usar el elevador, no dejes de moverte a lo largo del día. Esas pequeñas píldoras de ejercicio también son útiles para alcanzar tus metas.

Comparte nuestro artículo Bajar de peso comiendo sano es sólo el principio en tus redes sociales.

Fuentes:
MensHealth
MensHealth Latinoamérica

Entradas recomendadas