Una semana agitada

¿Te gustó el artículo? No olvides compartirlo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una semana agitada

Para cualquiera que haya leído o estado medianamente pendiente de las noticias en el mundo financiero no es gran noticia que lo que va de agosto de 2018 ha sido bastante agitado en los mercados financieros alrededor del mundo. El rand de Sudafrica ha caído frente al dólar un 10% en lo que va del mes. El peso argentino ha perdido un 8% de su valor,  la bolsa en Italia ha caído fuertemente: Y aquí un dato que es menos popular que los otros pero que se considera un muy buen termómetro de la actividad económica global.

Conoce al Dr. Cobre

Algunos economistas le llaman así porque este metal industrial se utiliza en muchísimas ramas productivas. Desde computadoras, autos, construcción y líneas de transmisión eléctrica. En general, altos precios del cobre sugieren una creciente actividad económica global y lo contrario indica una contracción. Como puedes ver en la siguiente gráfica el precio de este metal industrial alcanzó su máximo histórico en cuatro años el pasado julio, para luego desplomarse 20% en 10 semanas. Como ha estado de moda en las últimas semanas la culpa se la llevaron las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos. Especialmente cuando el martes 14 se dio a conocer que una de las medidas más observadas del crecimiento de la economía china cayó a su nivel más bajo en dos décadas.

Las emociones fuertes se extienden más allá de China

El nuevo candidato a ser el centro mundial de las noticias financieras es Turquía. El Presidente Donal Trump les impuso sanciones por encarcelar a un predicador norteamericano. Y en respuesta el gobierno del Presidente Recep Tayyip Erdogan aplicó impuestos a las importaciones norteamericanas de bebidas alcohólicas, tabaco, cosméticos, arroz y carbón. Todo esto resulto en el estallido de una crisis en Turquía. La cual, por supuesto, no empezó el 10 de agosto, día en que el Sr. Trump hizo efectivos los aranceles a los productos turcos. Aunque si la aceleró gravemente. El viernes 10 la lira turca se devaluó 14% y otro 7% el lunes frente al dólar americano. Para poner esto en perspectiva si lo mismo le pasara al peso mexicano estaríamos cerca de los 23 pesos por dólar y seguramente ya estaríamos hablando de la próxima crisis económica.

Pero decía yo que la crisis en Turquía no empezó el 10 de agosto

¿Qué pasa en el país del Bósforo? Turquía se ahoga en un mar de deuda. De hecho, el Fondo Monetario Internacional FMI, estima que la deuda del país pactada en moneda extranjera excede del 50% del valor de su producción anual. Lo que llamamos el producto interno bruto o PIB. (Cuando pensamos en deuda pensamos en deuda pública, es decir, contratada por el gobierno. Pero en este caso, me refiero a la deuda total, la suma de la pública más la contratada por empresas privadas). Lo cual no es poco problema. Turquía no es una economía menor como Grecia o Chipre. Tiene una economía de casi un billón de dólares,  la 17a a nivel global. Y Turquía no es el único país a pedido prestado con holgura. Según el Wall Street Journal Hungría, Argentina, Polonia y Chile tienen cada uno deudas denominadas en moneda extranjera que exceden del 50% de su producto interno bruto. México está un poco más cómodo con una deuda total denominada en moneda extranjera del 40% de la producción anual total.

La utilidad de saber esto

Sería fabuloso que conocer toda esta información nos permitiera contestar la gran pregunta: ¿Cuándo va a ocurrir la próxima crisis económica? Bueno, pues la realidad es que nadie sabe cuándo va ocurrir tal cosa. Es divertido saber que en Turquía están ahogados en deuda y que han hecho un manejo peor de su economía que el que hemos hecho en México. Pero realistamente eso no nos permite saber cuándo va a ocurrir la próxima gran crisis económica. Hay quienes se dedican al negocio de predecir la crisis venidera y sin lugar a dudas, algún día le van a atinar. Así que esta información solo nos sirve para poder cara de enterados en las reuniones sociales. Y para algo que si es verdaderamente importante: pensar sobre nuestras alternativas ante un futuro incierto. (Lo cual, desde luego, es un pleonasmo escrito con toda intención, el futuro es incierto por naturaleza). Te propongo algo para la próxima semana. Voy a tratar de describir cómo creo que se vera la próxima crisis económica en México. Para que tú puedas pensar cómo afectaran esas circunstancias tus finanzas personales. http://www.secciones.hacienda.gob.mx/work/models/estadisticas_oportunas/comunicados/ultimo_boletin.pdf

Entradas recomendadas